PEREZA, LA MALA HIERBA DE LA VIDA

Pereza
Del lat. pigritia.
1. f. Negligencia, tedio o descuido en las cosas a que estamos obligados.
2. f. Flojedad, descuido o tardanza en las acciones o movimientos.
3. f. Ven. perezoso (‖ mamífero).
sacudir la pereza
1. loc. verb. Vencerla.
2. loc. verb. Emprender o continuar con buen ánimo una tarea o diligencia.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

La pereza es un mal que se extiende en la vida como una mala hierba. Todos los días tenemos un sin número de actividades o actitudes que pueden convertirse en pequeños ejercicios para mejorar o empeorar.

Todas las pequeñas cosas que hacemos incluso aquellas que tomamos como algo trivial encierran algo grande detrás. En conjunto son una enorme bola de nieve que luego se vuelve difícil de parar. La pereza es un gran ejemplo de esto y la disciplina es su contraparte, una no puede existir sin la otra. Claramente son muy diferentes en su naturaleza y es bueno escoger la que mejor se amolde a nuestro gusto de vida.

En mi caso personal he visto como esas pequeñas acciones van formando hábitos. Si hoy no entreno porque me da pereza, al siguiente día parece haber un nuevo conflicto, algo así como una vocecita que dice “no lo hagas”, “es que es muy cansado”, “has hecho mucho te mereces un descanso”, “igual puedo hacerlo después o mañana” pero cuando uno se da cuenta pasaron las horas, los días y el tiempo se desperdició en ocasiones creando un sentimiento de culpa o insatisfacción por no hacer las tareas que me acercan al camino que deseo tener.

Por el contrario la disciplina te dice “si, estás cansado pero no es una buena excusa”, “al terminar te vas a sentir mejor”, “es mejor salir de eso ya que dejarlo para después”. Todos los días podemos usar nuestras actividades como ejercicios de disciplina, se nos cayó un papel y nos devolvemos a juntarlo, cayeron unas boronas al piso y decidimos limpiarlas en el acto, había que lavar los platos después de la comida y es mejor hacerlo inmediatamente.

Todas esas pequeñas cosas que en algún momento nos dan un poco de flojera hay que atacarlas con una actitud positiva, con energía y con decirse a uno mismo “no seas flojo”. ¿Cuántas tareas o actividades que no queremos hacer en el momento toman más de 5 o 10 minutos? Yo diría que la gran mayoría. Evite postergar las cosas y verá como poco a poco podrá tener cada vez más tiempo para las cosas que realmente desea hacer sin interrupciones.

La disciplina no ha dejado nunca nada malo en mi vida sino por el contrario me ha llevado a lograr realizar sueños, cumplir metas o simplemente dejarme la sensación de satisfacción de vencerme a mi mismo en los momentos más insignificantes del día.

Cuando se le permite a la pereza entrar en nuestro sistema empezamos a ver como rápidamente nos invade y cala en nosotros dejando de lado incluso a la persona que somos realmente. Vemos en nuestra sociedad constantemente ejemplos de la flojera generalizada. Funcionarios ineficientes postergando trabajos, estudiantes que dejan todo para lo último y personas que constantemente tienen excusas para todo. Las excusas no son para nadie más que para uno mismo, es uno el que busca excusar la pereza que llevamos dentro y la debilidad de no querer combatirla. Cuando dejamos entrar a la disciplina en nuestro sistema también se mete hasta los huesos y entre más la usamos más fuerte se vuelve y más nos arrastra a ser mejores personas, nos lleva a ser más productivos y nos hace asumir con responsabilidad nuestros actos.

Ya sabe, luche contra ese anticuerpo que le hace caer en las cosas que usted no desea en su vida, por el contrario inyéctese dosis de disciplina con las pequeñas cosas que le hagan dudar en un momento. Si está ante algo que le apereza, le pone en la mente que hacer otra cosas es mejor, contraataque haciéndole frente y derrotándose a usted mismo. Tener a alguien encima diciéndole  constantemente que sea disciplinado es un placebo que no sirve para nada. La autodisciplina es la única disciplina real y verdadera.

Y como normalmente acostumbro, aquí le dejo una rutina para que deje la pereza y las excusas, entrenar es una de las cosas que más cuesta porque es lidiar con uno mismo de principio a fin

Caliente con Jumping de lado 300 o 500 (no se deje ganar) o de 20 a 40 minutos de trote estático

push ups 25

sentadillas 25

si tiene algo de peso press militar 20

pantorrillas 25

abdominales las que quiera 50

repita por lo menos 5 veces y siéntase orgulloso de usted mismo

Recuerde #SiemprePuedeSerPeor

Please wait...

Subscribe to our Newsletter

Want to be notified when our New Course is Coming? Enter your email address and name below to be the first to know.